jueves, 19 de febrero de 2009

“MI TREN DE JUGUETE”




“MI TREN DE JUGUETE”

Era chiquitín y me solían llevar de paseo,
a la estación del ferrocarril, un familiar de
mis papas, era Jefe de Estación.

Yo me quedaba, con los ojos muy abiertos
observando, todo lo que sucedía a mi alre_
dedor, todo era un bullicio, la gente corría,
se tropezaban y todo eran prisas.

Lo que más me llamaba la atención, eran..
los vagones y la locomotora echando vapor
por todos lo sitios, el maquinista vestido...
con un peto y una gorra, en sus manos te_
nia, una pala con la cual echaba carbón,
al fogón de la locomotora.

La estación era muy grande, con cuatro an_
denes y en la parte superior de la puerta....
colgaba un cartel que decía el nombre de la
población.

Yo fui creciendo, pero mi interés por la esta_
ción, nunca se marcho. Cuando salía del ...
colegio siempre pasaba a ver a la gente que
subían al tren, las locomotoras eran mi vida
el humo negro de su chimenea, el vapor......
que salía entre las ruedas, que hermoso era
aquello.

Entonces me decidí y le propuse a mi papa
que para el día de mi cumpleaños, me com_
praran un tren de juguete.

El día que me lo dieron, llore de felicidad...
hermoso era él, seis vagones tenia y la loco_
motora imitaba el silbido que producía ella.

Veintidós raíles tenia hacia un circulo perfec_
to y me tiraba las horas, observando el reco_
rrido, ahora ya soy adulto y metido en su caja
conservo mi tren de juguete, de vez en cuando
lo saco, para poder recordar.

La niñez que uno tubo, y que queda en .......
el aire la magia de aquellos tiempos, cuando
era chiquitín y me mimaban mis papas que
feliz era yo así.

6 comentarios:

"Cayla" dijo...

deve ser muy bonito tu tren de juguete.!! ya me lo imagino y que bien que recuerdes tu niñez es una de la cosas mas hermosas de la vida.!! yo tambien aveces recuerdo cuando jugaba con mus muñecas y con mis hermanas tambien aunque no recuerdo de mucho pues estaba muy pequeña pero que precioso es recordar esos tiempos tan lindos.!!! un beso y cuidate mucho.!!

Gara dijo...

A eso recuerdos hay q aferrarse,vale la pena aunque sea por un instante volver atras en el tiempo y ser feliz.

Besos

Liliana G. dijo...

¡Qué bonito relato! Yo también recuerdo la estación del pueblo de donde eran mis papás. Íbamos todos los veranos y a mí también me fascinaba el tren con su locomotora a vapor.
¿No te acordás de casualidad, del señalero? Por las noches se paraba en las vías frente al tren y con una gran linterna que movía hacia ambos lados, le hacía señas al tren. ¡Qué recuerdos...!
Un abrazo y gracias por traerme mi infancia junto a la tuya.

suulka dijo...

preciosos recuerdos los que cobijamos en nuestra vida , pasen años o siglos siempre nos conmueve recordarlos.
recordar es revivir, olvidar sería morir, prefiero vivir soñando que vivir ansiando .
un saludo amigo profeta

angel dijo...

Recordar é reviver, é sentir novamente todas as emoções os cheiros, ouvir o burburinho das vozes, voltar um pouco numa espécie de túnel do tempo.
Os trens também despertavam em mim um a admiração misturada com pavor. Adorava andar de trem mas era assustador ver todas aquela ferragem das rodas se movendo e soltando fumaça e vapores.
Tinha depois o balanço gostoso e o barulho das rodas deslizando sobre os trilhos.
Quando me casei e tive meus filhos os trens já estavam desaparecendo, principalmente aqueles que transportavam pessoas.
Pensei: meus filhos não podem perder esta experiência e assim os levei até uma cidade onde havia trens e fizemos um passeio. Bem, eles chegaram com os cabelinhos arrepiados porque não tiraram as carinhas sorridentes de fora da janela.
Viram cada curva e disputavam para ver a locomotiva que apitava e soltava fumaça.
Foi um dia inesquecível.
Pena que no Brasil quase não temos mais trens de passageiros.

Adorador Profetico dijo...

ahh me transporte otra vez a esa estacion de tren a esa ocacion en que viste de regalo el tren
que padres momentos
creo que alguna vez tube uno similar y uno de madera cuando mas pequeño
saludos amigo