domingo, 28 de marzo de 2010

“LA SAL DE UNA LAGRIMA”





“LA SAL DE UNA LAGRIMA”



Cuando lloramos generamos.....

muchas lagrimas.

Las mismas que lubrican mis ojos.

Desplazándose por mi rostro,

hasta llegar a mis labios.

Su sabor es salado?

Y yo me pregunto porque?

También me pregunto?

Porque lloramos?

Recostado en mi cama,

hoy no puedo dormir.

Y en mi rostro tengo lagrimas!!!

Será que siento dolor?

O miedo?

O tristeza?

O coraje o tensión?

O expreso mis sentimientos, ahora

que estoy queriendo y no puedo..

alcanzar la persona que yo quiero.

A sal saben mis lagrimas y ya se el

porque?

Provienen del plasma sanguíneo?

Que ella también lo es.

Salado como el océano, reflejado

por la luna.

Y mi rostro entre mis manos,

para evitar mirar?

La silueta que me embarga y me

hace a mi llorar.




Escrito por el Profeta y Publicado por “Alas Rotas”

Ramón de la Calle E.





2 comentarios:

Ana Pérez dijo...

Reflejas cada sentimiento de una manera...
Que solo puedo decir: BRAVO!!!
A veces llorar nos da las fuerzas necesarias para seguir adelante.
Un beso.

Sekhmet dijo...

Como bien dijiste llorar limpia el alma, aunque el dolor se alimente de ellas, hace que nuestro corazón pueda curar heridas,el recordar es inevitable pero el sufrimiento es opcional, un abachote muy fuertote, y seca las lagrimas mi amigo Profeta