domingo, 6 de marzo de 2011

“EL VAPOR DE ESE TREN”






“EL VAPOR DE ESE TREN”




Recuerdos de aquellos tiempos y
aquel banco en ese anden, horas
y horas jugando en él.

Y a la vez, envueltos en vapor
de agua que soltaba ese tren.

Vagones de cuento, que ya no sé
ven y olor a humo que dice quien
es?

La maquina negra el carbón tam_
bien y el fogonero pendiente de
lo que tiene que hacer.

Mantener la caldera, para que no
pierda presión pues en cualquier
momento comenzara su misión.

En dirección al retiro en su última
estación, Dormirá en un museo y
ya no echara vapor.

Y la vida ha cambiado y la técnica
es mejor y la música entretiene y
el ruido ya es menor.

De aquella maquina enorme que
que expulsaba el vapor para dar
empuje a sus ruedas y arrastrar
aquel vagón.

Y los años ya pasaron y recuerdo
en el tiempo, el andén que fuera
mío aunque solo fuera un sueño.

Con el tren que yo jugaba en mí
propia habitación siendo lo que
yo quería ser el Jefe de Estación.



" He pensado que mi tren estaría mejor en las manos de “Última Estación” lo aceptas?"










Escrito por el Profeta y Publicado por “Alas Rotas”

Ramón de la Calle E.






11 comentarios:

Henar dijo...

Que bonito poema Ramón, cuanta nostalgia...

Da gusto disfrutar la commodidad de todo lo nuevo que nos rodea, pero que pena perder lo antiguo...ese tren fué nuevo alguna vez... fué bienvenido como se merecía y ahora tu le haces un pequeño homenaje.

Acepto dejarlo en mi estación...por supuesto.
Un abrazo.

Princesa115 dijo...

Hola Ramón. En primer lugar darte las gracias por tus siempre palabras de aliento.
Bonitas letras que hablan de lo que fue un tren de vapor, ese sueño que de niño tenías, ser un jefe de estación. Nunca dejes de soñar porque esos sueños alimentan el alma.
Tengo especial predilección por las estaciones de trenes, son un marco ideal para el romanticismo y el amor.
Lindas letras amigo.
Un beso

ALBORADA dijo...

Un precioso poema de recuerdos y nostalgias...que tiempos los que quedaron atrás Ramón, es tan hermoso ver como evoluciona todo, yo no tengo recuerdos de esos trenes a vapor, pero si recuerdo en mi tierra un tren que le decían el lechero por lo lento que era, uyyyy, pero le tenía miedo.

Venga Ramón me sumo a la aventura, vamos a la estación.

Abrazos

Aloe dijo...

Hola Ramón.

Es verdad cuanto han cambiado las cosas , las estaciones los andenes ...el jefe de estación y el reloj, nunca sabíamos muy bien que hora era hasta no llegar a la estación. Entonces solo mandaba aquel reloj, pues de no ir con el era muy posible que perdieras aquel tren.

Me encantan tus versos sencillos llenos ,muy llenos de recuerdos. gracias Ramón. la vida en torno a la estación era muy importante. gracias por refrescarnos la memoria.

Un fuerte abrazo, y buena semana para ti.

Aloe.

Alma Enamorada dijo...

Hola Ramón vengo a subirme a tu tren para seguir compartiendo amistad y sueños...

Lindos recuerdos tienes..recuerdos que hoy conviertes en bello poema...yo creo que si has logrado ser el jefe...eres jefe , eres dueño de tu destino ,tú decides adonde iras y quien te acompañará en tu camino...

Te deseo un bello domingo y un maravilloso inicio de semana...gracias por tu presencia, te pido un favor? Cuidate mucho yo ok? recibe un abrazo grande y un beso

Myriam dijo...

Que recuerdos, cuanta nostalgia. Lindo homenaje a un viejo amigo.
¡Cómo cambian los tiempos .... y los trenes!....

Saludos y muy buena semana.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ramon!
Como dijo aquel, cosas del ayer,
¡Pero muy nuestras!

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen domingo.

pili.gauchita dijo...

Hola querido amigo,que bello viaje he hecho contigo, huelo el vapor del tren nostalgico y cáldo.
Un besote y feliz fin de semana!!!
Me encanto leerte y pasare a visitarte
Pili

Liliana G. dijo...

¡Qué hermoso! Y cuántos recuerdos me has traído, Ramón. Todavía puedo ver aquellos trenes de vapor cuando iba a casa de mi abuela...
Es verdad que la tecnología tapa todo, menos los recuerdos y la magia de nuestra infancia.

Un beso grande.

Uka. dijo...

Ramón,qué bonitos versos de recuerdos y de juegos con trenes ya en desuso cuya última estación es un triste lugar donde admirarlos sin poder disfrutarlos.
En cierto modo es así la vida...
Transcurrimos por las vías para llegar al morir,pero y de lo vivido,¿qué?
Todo tren tiene su etapa;su tiempo.
Por cierto...¿es para mí este tren, o lo he entendido mal?
No me lo llevo por si las moscas,que yo a veces me precipito y no veas!
Ya me lo dices tú,¿vale?
Besos poeta.

Uka. dijo...

Hola Ramón,que vengo a llevarme mi tren!
Mañana lo pongo en mis vías,¿sí?
Es un precioso tren para mi estación.
Gracias y besos.