domingo, 9 de marzo de 2014

“ESCUCHAME”





“ESCUCHAME”

 

Te quiero hablar amor!

Y decirte lo que siento!

Dentro de mi corazón,

palpitas como si fueras

un beso!

Escucha y dame razones

de lo que es una vida!

Una vida sin amores eso

ni siquiera es vida!

Para que seamos felices

y escuches lo que te diga!

Creando felicidad sin…….

importar lo que digan!

Si importa lo que sientes!

Si importa ese amor que

me vino de repente!

Pronuncie tu nombre en

Silencio!

Sin saber si me querías y

luego te regale mi locura

por tu vida!

 

09/03/2014

 

Autor: Ramón de la Calle E.

 

Nota: El autor se reserva los derechos de la publicación de la obra

Registrada en el Ministerio de Cultura y en la subdelegación

General de la Propiedad Intelectual Española

Y la (OMPI)

 

 

 

 

 

 

4 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Tu poema trasmite esa necesidad de sentirnos escuchados cuando el que habla es el corazón.
Precioso!!!
Cariños…

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Ramón, lindo poema, seguro que su corazón escucha tus razones. Sin amor no hay felicidad ni vida.
Un abrazo
Sor.Cecilia

Myriam dijo...

Ando medio perdida de los blogs, con muchas cosas que resolver. Sabes que siempre te leo, aunque no me de tiempo a comentar. Hay muchísimos blogs que no he alcanzado a visitar de los que me han comentado en casa, ni llego a eso....

Con respecto al texto de este poema, creo que hay que tratar de lograr la serenidad interior, amarse a uno mismo primero, ver lo bueno que lo rodea a uno y ahí sí, luego relacionarse con la gente buena del barrio, de la plaza o el parque donde uno vive, o de algún evento comunitario. Siempre hay gente buena con la que poder relacionarse. Sabemos de sobra que hay gente mala, peor también la hay buena.

Un abrazo

La Amante del Tiempo dijo...

El amor más que hablarse nace, se transmite, se demuestra, se entrega. Son necesarias las frases amorosas para alimentar el afecto, pero sin cuestionar el sentir, el amor es libre y como tal se conduce. La felicidad se obtiene con la construcción diaria del afecto basado en el respeto mutuo. El amor es... el milagro de la vida.